Al envejecer, el contenido de agua corporal se reduce debido a una menor masa corporal magra y a un mayor porcentaje de grasa corporal, además, la sensación de sed disminuye; al disminuir la sensación de sed no se regula adecuadamente la ingesta del agua, dificultando la autopercepción de la deshidratación. Esto no es un tema baladí, ya que las consecuencias de una deshidratación, incluso leve, pueden tener implicaciones muy graves, como mayor confusión, falta de concentración, fallos en la tensión arterial….  

Parte de nuestra labor es centramos en la prevención de la deshidratación de nuestros usuarios, garantizando una adecuada ingesta de líquidos, mediante su administración a intervalos regulares. Para facilitar esta tarea, el equipo de profesionales del Campillín propone alternativas al agua como infusiones, café descafeinado, zumos…dependiendo del momento del día y de las condiciones especificas de las personas.

En el Centro de Día Campillín, procuramos el máximo cuidado de nuestras personas usuarias, es por ello que, llevamos el control de la medicación de aquellos que lo precisen mediante pastilleros semanales y siempre siguiendo las pautas médicas indicadas. Además, eventualmente realizamos la toma de tensión arterial a todos nuestros usuarios.

Consúltanos por Whatsapp

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted